La sonrisa.

dibujonino.gif Érase una vez un señor loco.

En realidad no estaba loco, pero mucha gente lo pensaba.

Cada mañana cruzaba toda la avenida a pie, de espaldas.

Caminaba hacia atrás, casi quinientos metros. Solia decirle al que preguntaba, que lo hacía para que pareciese que volvia en vez de ir. Aunque eso no era importante. Su semblante era serio y un vestigio de lágrima luchaba por emanar de su ojo izquierdo.

Se detenía en la parada del autobús, junto a un señor muy bien vestido, con un periodico y que miraba un reloj de baratillo.

Cuando el autobús arrancaba se metía debajo de las ruedas para que estas le aplastasen.

La rueda delantera solía destozarle varias costillas y fracturarle los huesos más pequeños. La rueda trasera le reventaba los órganos.

Y cuando el autobús se alejaba, él se arrastraba hacia la acera, con la sonrisa más dulce y sincera que nadie pudo llegar a ver jamás.

Y cuando las vecinas se acercaban a auxiliarle, le preguntaban porque hacía eso cada día.

Y el respondía: “Para que ella sepa que el dolor no me hará perder la sonrisa, que lo hará verla de espaldas alejandose.”

2 comentarios en “La sonrisa.

  1. Joder:S Me ha pasado algo surrealista. He clickado para comentar aquí, y mi comentario se ha pegado en el post de “La espera” :S

    ¿Fenómenos paranormales en WordPress?

    Besos de nuevo,
    Mun Light Doll

  2. Si, Mun, pasan cosas raras con los comments. Gracas por tu opinión. Es pretendidamente escueto, por lo que quizás sea demasiado concreto, pero el mensaje es lo importante en este caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s